EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

Las devastaciones de Osorio y el origen de Haití

jueves, 20 de julio de 2017

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Por Hediberto Pichardo.MA
El siglo XVII (1600-1700) en la isla de Santo Domingo resulto ser negativo y traumático, debido a los trascendentales acontecimientos que se sucedieron y que marcaron toda aquella centuria con unas consecuencias que aun en pleno siglo XXI lo está viviendo nuestra nación.
Tras el descubrimiento o encuentro entre dos culturas en América, ocurrido a finales del siglo XV, España, por ser la nación que primero se estableció en el llamado nuevo mundo ocupo la mayor parte del territorio del más nuevo de los continentes. Se dedicó dicha nación a la conquista y colonización de los nuevos territorios.
Dentro de las normas establecidas por España en sus colonias de las Indias Occidentales estaba la de establecer un monopolio comercial con sus colonias, es decir que estas solo podían comprar y vender a dicha nación europea. Junto a esta disposición en el siglo XVI España se enfrentó a muchas naciones europeas y estas trasladaron el conflicto con España al nuevo continente. Es de esta manera como surgen los piratas y corsarios, aupados por las naciones enemigas de España. Estos aventureros se dedicaron a asaltar barcos españoles cargados de oro y plata que zarpaban hacia el viejo mundo, como también se les ha llamado a Europa, con destino, lógico es, España. Junto a los ataques de piratas y corsario, la otra forma de las naciones adversarias de España poder atacarla consistió en ejercer el contrabando o comercio ilegal, en el cual intercambian productos manufacturados e industrializados por productos tropicales o más bien materias primas, los cuales tenían una gran demanda en Europa.
España prefirió establecerse en aquellos territorios donde encontraba algún metal precioso, sobre todo oro y plata y donde no encontraba ningún metal dejaba una guarnición de hombres para evitar que estas posesiones cayeran en manos enemigas.

En la isla de Santo Domingo, el lugar mejor protegido era la ciudad de Santo Domingo de Guzmán y cuando los contrabandistas llegaban a esta posesión antillana decidían trasladarse hacia la costa norte y oeste de la isla, en donde realizaban un comercio prohibido por la corona española, llamado contrabando.
Los contrabandistas traían productos manufacturados a los colonos de los pueblos de la banda norte (Puerto Plata, Monte Cristi, Bayajá y Yaguana), en cambio le compraban piel de ganado con el cual podían fabricar ropas en Europa. Estos contrabandistas eran provenientes de Holanda, Francia e Inglaterra.
En los pueblos de la banda norte como resultado del contrabando se llegaron a introducir biblias protestantes, lo cual disgusto sobremanera a España. Esta nación decidió buscar la forma de eliminar dicho contrabando o comercio ilegal y  para lograr esto se celebraron reuniones con el fin de escuchar las sugerencias o propuestas para eliminar dicha práctica.
Entre las diversas propuestas planteadas al monarca Felipe III, fue aceptada la idea de Baltasar López de Castro, el cual sugirió que para eliminar el comercio ilegal entre los vecinos españoles con extranjeros, el rey de España debía ordenar el traslado de todos los habitantes españoles de las villas en las cuales se practicaba dicho contrabando. Es decir que dichos habitantes debían ser trasladados hacia la parte este de la isla de Santo Domingo.
Para la ejecución de dicho plan, el rey español encomendó dicha misión a Antonio Osorio, el cual fue nombrado como gobernador de Santo Domingo. Este personaje se apersono con un ejército en los pueblos antes mencionados con el objetivo de que se llevara a cabo lo dispuesto por el monarca. Como era de esperarse encontró cierta resistencia, pues había personas que se beneficiaban con el contrabando y se oponían a que este fuera eliminado. Las protestas en contra de las llamadas devastaciones de Osorio fueron dirigidas por Hernando Montoro, un rico mulato, que se beneficiaba con el contrabando.
Osorio  y Montoro se enfrentaron en la llamada rebelión de Guaba, recibió ese nombre por el lugar donde se enfrentaron. Los resultados favorecieron a Osorio, el cual procedió a realizar las devastaciones como le fue encomendado por su monarca, las cuales fueron aplicadas entre los años 1605-1606.
Fueron trasladados hombres, mujeres, niños, ganados, en fin todo lo que se pudo desplazar. Quedaron alzados en los montes una gran cantidad de negros esclavos que huyeron y evitaron ser trasladados. Se perdió mucho ganado como era de esperarse, pues el viaje resultaba muy lejano.
Fueron fundados dos pueblos: Monte Plata, la cual se creó con los habitantes desplazados de Monte Cristi y Puerto Plata y también se creó Bayaguana, uniendo los habitantes de Bayajá y la Yaguana.
La zona despoblada o descampada fue dividida del resto de la colonia de Santo Domingo con una línea divisoria llamada guardarraya y para su vigilancia fueron creados dos batallones militares: la cuarentena (40 hombres) y la cincuentena (50 hombres).

De esta manera, tal como le he expuesto se aplicaron las devastaciones de Osorio a inicios del siglo XVII, las cuales tuvieron como causa principal el contrabando o comercio ilegal entre los pueblos de la banda norte de la isla de santo domingo con los países europeos enemigos de España y nosotros les agregamos la falta de visión por parte esta nación para comercializar con otras naciones, así como elegir la peor de las soluciones planteadas para solucionar dicho problema. Tras la ejecución de dicha medida, la isla fue divida en dos partes, la parte española vivió una época de miseria, hambre, escases de manos de obras y la parte despoblada o devastada fue ocupada por franceses, de allí surgió una colonia llamada Saint Domínguez y de esta Haití. Pero esta última parte la veremos en otra entrega de este curso de historia de Santo Domingo que hemos iniciado.

No hay comentarios: