EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

PARA RECORDAR...EN LA CELEBRACION 35 AÑOS DE VIDA SACERDOTAL AHI ESTUVO PRENSA LIBRE NAGUA

jueves, 23 de marzo de 2017

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Del padre Oscar sigo diciendo lo mismo
Por: Rafael Chaljub Mejía
Mi lugar, Las Gordas, Nagua, se dispone a celebrar los treinta y cinco años del ordenamiento sacerdotal de uno de sus hijos más insignes, el padre Oscar Peña Paredes. A propósito, repito lo que he dicho muchas veces. Oscar no es bueno por ser sacerdote, sino que es sacerdote porque es bueno.
El sacerdocio puede haberlo mejorado, pero me consta que fue bueno desde niño.
Lo vi nacer y crecer en el hogar de doña Nena y don Sarito, Rosario Peña, por su nombre de pila. Gente honesta, discreta, de buen vivir, de sólida militancia católica. Cabezas, no simplemente de una casa, sino de un hogar en el que levantaron una familia numerosa que se educó en valores, en principios y virtudes que siempre prevalecieron y pesaron más que los pecados y defectos que, como humanos al fin, debieron tener.
Oscar fue uno de ellos y lo recuerdo perfectamente. De poco hablar, respetuoso, comedido, con una sonrisa amistosa en el semblante, dedicado al estudio. Se inclinó hacia el sacerdocio, sus padres y lugareños lo vimos ordenarse y aquí lo tenemos con nosotros.
Presta sus servicios en San Francisco de Macorís, pero la gente de Las Gordas y sus contornos lo considera con razón como su sacerdote.
Nadie se lo imaginará como un provocador ni un insolente, pero el padre Oscar milita y se compromete con las buenas causas sociales. Cuando esas causas lo reclaman, responde como ciudadano y como sacerdote. Sus fieles y conciudadanos lo saben.

De él fue la idea de formar un club deportivo y cultural en mi lugar y fue también el que sugirió que ese centro se llamara Club Amor y Vida Jorge Chaljub. Fue uno de los iniciadores del Comité de Homenaje a Tatico Henríquez, aquella celebridad del merengue típico que, junto a Bartolo Alvarado, puso a Nagua en el mapa artístico y cultural del país.
Son muestras sencillas de la relación del padre Oscar con las cosas de su pueblo.

Junto a mi familia adelanto mis felicitaciones, y espero que el día de la celebración, la gente y las instituciones del lugar, con la Junta Municipal a la cabeza, lo premien muy merecidamente. A él le pido que siga siendo como ha sido y le deseo que viva muchos años, para alegría y orgullo de quienes lo queremos. EL DIA

No hay comentarios: