EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

El primer presidente civil dominicano

sábado, 11 de febrero de 2017

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Hediberto Pichardo .MA
Hay personas que por sus aportes a la causa de la nación permanecen en la memoria de muchas generaciones y su nombre merece que con el discurrir del tiempo sea recordado; hombres que con sus acciones dejan un legado que debe ser emulado por las generaciones porvenir.
La historia nos enseña que se debe reconocer los aportes de aquellos, quienes se sacrificaron en su tiempo para legarle a la posteridad el vivir con valores y que su nombre no debe quedar en el olvido. Esos hombres honran hoy nombres de calles, avenidas, provincias y municipios.
Uno de esos hombres, que debido a su conducta intachable en términos políticos merecen el respeto y la admiración de quien escribe y de muchos más  lo fue Ulises Francisco Espaillat, quien en el dia de hoy 9 de febrero celebramos su natalicio, hace precisamente 194 años.
Ulises francisco Espaillat nació un 9 de febrero de 1823, un año después que nuestro país fue ocupado por el ejército haitiano dirigido por su entonces presidente Jean Pierre Boyer.
Espaillat nació en Santiago, su  padre era descendiente de franceses. Tuvo una participación muy activa en la vida política dominicana desde la proclamación de la independencia nacional en febrero de 1844. Llego a ser diputado y se opuso al manejo irresponsable del poder por parte de Manuel Jiménez entre los años de 1848-1849.

Espaillat fue el primer presidente civil de la Republica Dominicana. Debemos aclarar que luego de culminado el proceso de independencia de las colonias españolas en América, el poder político fue ejercido por aquellas personas que se destacaron al frente de los ejércitos revolucionarios y estas personas eran prominentes hombres de armas. Por lo que entonces los militares fueron quienes encabezaron los primeros gobiernos republicanos en la América independiente y muchos de ellos terminaron encabezados crueles dictaduras.
En la Republica Dominicana el fenómeno antes descrito no fue ajeno a la nueva realidad de la nación independiente y el poder fue ejercido de manera despótica por dos caudillos militares: Pedro Santana y Buenaventura Báez quienes se disputaron el poder durante los primeros 17 años de vida republicana, en lo que se conoce como el periodo de la primera república (1844-1861).
Tras la independencia nacional surgen en el país dos corrientes ideológicas: los conservadores y/o anexionistas y los liberales y/o nacionalistas. Los primeros eran aquellas personas que no creían en la independencia y entendían que la nueva nación no podría alcanzar su desarrollo sin el concurso de una potencia extranjera, es por eso que siempre buscaron un protectorado extranjero cediendo parte del territorio dominicano, en este caso, la bahía y península de Samaná. El segundo grupo, el de los liberales o nacionalistas, comulgaban el respeto a la libertad y eran arduos defensores de la soberanía nacional, lo que es lo mimo de la independencia y de mantener la categoría de república. A este segundo grupo pertenecía Ulises Francisco Espaillat, el cual jugo un papel preponderante en los grandes eventos políticos y sociales que vivió el pueblo dominicano después de febrero de 1844.
En el año de 1857 ocurre la revolución cibaeña hecha en contra del gobierno de Báez por los comerciantes de tabaco del Cibao, debido a la estafa que el 5 veces presidentes de la republica le había hecho. Esa guerra civil trajo como resultado la elaboración de la constitución liberal de 1858 o constitución de Moca, por ser elaborada en aquella ciudad de la región norte o Cibao; en la elaboración de la misma constitución, considerada como una de las más democráticas que ha tenido el país, Ulises Francisco Espaillat jugo un papel de gran relevancia.
Para el año de 1861 el Marqués de las Carreras, Pedro Santana, anexo nuestro país a España, poniendo fin a la independencia nacional y al periodo de la llamada primera república. Dos años más tardes (1863) el 16 de agosto se daba inicio  a la guerra de la Restauración con el grito de Capotillo. Una vez más se tocaron las trompetas para convocar a participar en dicha gesta a los hombres y mujeres de alma nacionalista y una vez más Ulises Francisco Espaillat estuvo presente, jugando su papel con gran altura y valentía. Él se convirtió en la figura intelectual de mayor relevancia al ser el responsable de redactar varios documentos a favor de los sublevados y de la causa nacional. Tras la muerte de Mella en 1864 paso a ocupar el cargo de vicepresidente de la república en armas.
Tras el triunfo de los restauradores y de la salida del país de los invasores españoles, surgen en el país nuevas guerras civiles y Báez pasa a ocupar el vacío dejado tras la muerte de Santana. Durante sus gobiernos, Espaillat va ser víctima de persecuciones y de encarcelamientos.
Luego de iniciado el periodo de nuestra historia conocido como la segunda república (1865-1916) van a surgir dos agrupaciones políticas: el partido rojo (conservador y anexionista) presidido por Báez y el partido azul (liberal y nacionalista) encabezado por Luperón. Espaillat pasa a formar parte del partido azul.
Buenaventura Báez dirigió los destinos de la nación dominicana en 5 oportunidades y de esas gestiones la más larga y negativa para el país lo fue el 4to gobierno (gobierno de los 6 años), el cual culmino en 1874 cuando el general Ignacio María González dirige un levantamiento armado con el llamado movimiento unionista (rojos y azules) y paso a ejercer la magistratura. Su gobierno que al principio contaba con el apoyo del partido azul, luego, debido a la forma despótica de gobernar, decidió retirarle el apoyo y facilitar su caída en 1876. Para ese momento en el país reinaba el caos político y en esa ocasión los principales líderes del partido azul encabezados por Luperón deciden llevar a la presidencia a Ulises Francisco Espaillat, el cual se convirtió en el primer presidente civil del pueblo dominicano.
Espaillat dirigió los destinos de la nación entre el 29 de abril al 5 de octubre de 1876, tiempo ese donde las guerras civiles y las conspiraciones estuvieron a las órdenes del dia. Su breve gobierno de unos 5 meses y días se caracterizó por el respeto a las libertades. El presidente intento crear un banco de anticipo  y recaudación para conseguir dinero e ir pagando los compromisos de deuda interna y externa que pesaban fuertemente sobre el país.
Espaillat en su corta gestión no permitió la corrupción en su gobierno y esto le gano la oposición de sus mismos funcionarios. El primer presidente civil cometió un solo error en el ejercicio de su labor el cual consistió en declarar como deuda publica la deuda que había contraído el general Gregorio Luperón cuando dirigía la lucha para derrocar a Báez del poder en su 4to gobierno. Esta decisión provoco el recelo entre las filas del propio gobierno.
Cae del poder producto de un golpe de Estado encabezado por el general Ignacio María González, el mismo que había propiciado la caída de Báez, pero que luego de la caída de Espaillat le facilita la vuelta al poder nuevamente a Báez. Espaillat muere un 25 de abril de 1878, el congreso nacional decreto 13 días de duelo nacional

En conclusión, Espaillat encabezo un gobierno democrático y honesto. Su ejemplo en el ejercicio del poder debe ser imitado para que la nación se enrumbe por el camino del progreso y el desarrollo. Una provincia honra su nombre y en el calendario escolar se manda a que su natalicio no pase al olvido.

No hay comentarios: