EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

OPINION: Si la economía va bien, ¿por qué un pacto fiscal?

lunes, 20 de junio de 2016

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Por HAIVANJOE NG CORTINAS
El título de este artículo sugiere dos componentes, el buen desempeño económico, por un lado, y por otro, la necesidad de un pacto fiscal, y adicionalmente en forma simultánea, sugeriría una contradicción, en cuanto a que si las cosas marchan bien, por qué cambiarlas.
¿Cuándo una economía de un país anda bien?  La respuesta podría resumirse en la selección de cuatro variables.  La primera es el PIB, que mide el tamaño de la economía, si el referido indicador crece más que la magnitud de la población, entonces vamos bien, en el caso dominicano, en 2015 aumentó en 7.1%, en el primer trimestre de 2016 en 7.1%, ambos crecimientos superan el de la población, que es de 2.9%.
Respecto a la segunda variable, si los precios de la economía no aumentan en forma importante o se mantienen estables, como fue el caso de la tasa de inflación de 2015 que registró un bajo nivel, de 2.34%, y en los primeros cinco meses ha sido negativa, en el orden de 0.42%, estamos frente a una economía que camina bien.
En cuanto a la tercera variable, si la tasa de desempleo se reduce, es otra forma de ver que la economía marcha bien, para el caso en 2015 bajo a 14.0%, y en lo que va de 2016, ha continuado la disminución, al situarse en 13.3%.
De igual manera, si la tasa de cambio muestra un bajo nivel de depreciación, es un signo de que la confianza y la economía se mueven bien. Para el 2015, la depreciación fue de 3.44%, y para los primeros cinco meses de 2016 alcanzó el 0.81%.

Los avances señalados en el PIB, la inflación, la tasa de desempleo y el tipo de cambio, podrían verse amenazados, si las finanzas públicas no se hacen sostenibles en el mediano y largo plazo.
¿Entonces, como la economía se ha movido bien, por qué promover y llegar a un pacto fiscal?  La respuesta se puede encontrar por el lado financiero.
Una economía puede estar bien, más no necesariamente en términos financieros tiene que estarlo.  Veamos, acaso alguna vez no te has preguntado, por qué si alguien que es rico, aun queriendo, no te puede prestar dinero; o has observado a alguien, que teniendo bienes, no posee suficiente dinero en sus manos. Esas situaciones describen la ausencia, o baja liquidez, las mismas condiciones pueden acontecerle a la economía de un país.
Cuando una persona o economía de un país posee riqueza material, tiene lo que se le denomina solvencia, equivalente a la capacidad para generar liquidez y atender los compromisos adquiridos, como la deuda por ejemplo, entonces su posición económica es buena; el lado contrario se produce cuando no se tiene dinero de inmediato, la economía presenta insuficiencia de liquidez, esta condición describe su posición financiera de poca holgura.
La economía pública de un país se resume en lo que es el presupuesto general de la nación, el que a su vez se reduce en dos tipos de cuentas, los gastos y los ingresos. Cuando el primero supera al segundo, se registra un déficit, que usualmente se resuelve con financiamiento interno y externo, o sea, deuda, que se traduce en las necesidades bruta de financiamiento.
En términos del presupuesto de la nación, la descripción anterior tipifica lo que sería un problema de naturaleza financiera. En el caso dominicano, durante los últimos años, la necesidad bruta de financiamiento presupuestario, se ha mantenido alta, alcanzando el 5.9% del PIB en 2013, y el  5.3% del PIB en 2016.
La fuerte persistencia de las necesidades brutas financieras del presupuesto de la nación, es la muestra que el modelo de las finanzas públicas presenta señales de agotamiento, y como tal, debe ser ajustado, necesitando para ello un cambio fiscal.
En la coyuntura actual están dadas las condiciones para un pacto fiscal, a fin de detener el aumento de la deuda pública del sector no financiero, como mecanismo de apoyo presupuestario; de esa forma se evitaría seguir aumentando el endeudamiento, al tiempo que fortalecería las finanzas públicas, para un manejo más sostenible con los recursos que pueda proveerles la propia dinámica de la economía dominicana.

En el libro que pondré a circular próximamente: Casi todo sobre la economía dominicana, rescato lo consignado en la ley de Estrategia Nacional de Desarrollo, en cuanto al mandato legal de realizar un pacto fiscal en el país, así como su necesidad, mismo que debe orientarse en la solución estructural del faltante de ingresos con vocación permanente, sin nuevos impuestos, mayor eficiencia y transparencia del gasto público; si es que se quiere seguir aspirando al crecimiento de la economía con estabilidad, hasta ahora logrados.

No hay comentarios: