EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

Remembranzas del viejo Guayo

domingo, 12 de febrero de 2017

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Entre la vieja avenida y la falda de la loma existe una barriada singular, por mucho tiempo fue el límite entre lo urbano y lo rural, ese espacio de transición detenido en el espacio-tiempo, un portal dimensional, el final de la ciudad asfaltada.
Después de nuestra familia andar media ciudad en viviendas de alquiler nos mudamos desde la vieja casita de madera frente a la Casa de Oración para "allá arriba" decía la gente del pueblo señalando la loma, Carmela y Conrado no podían creerlo, ¿Y ustedes se van pal' Guayo? ¡Po' son locos!...
Desde el primer viaje al solar a bordo del motor DT que tenía papá nos dimos cuenta de la razón del nombre tan peculiar, desde Venagro hasta el infinito, desde Radio Nagua hasta el más allá, un solo hoyo era ese trayecto a lo que sería nuestro hogar.
Ni aceras ni contenes, calles agujereadas como un "Guayo", casitas de madera dispuestas de graciosa manera intercaladas con solares y algunos conucos persistentes adornaban al trayecto a los terrenos de "Mon Julia", un cacaotal que el insigne personaje había decidido vender por partes y donde papá había comprado por recomendación de su empleado el albañil Ángel Medrano o Ángel "Borbón" como le decían en las obras.
Nos mudamos en Agosto de 1990 y pronto descubrimos que los motoconchos del parque no querían pasar de Radio Nagua por los hoyos y por lo solitario, nos acostumbramos al cantar de las ranas y de los gallos, a cada rato había un "juidero" porque habían matado una culebra...una vida rural.

Hicimos amigos pronto y comenzaron las excursiones improvisadas al Charco e' Totoño, los Cacaos de Mon, la finca Cabral o para la Capitalita cruzando por el tronco horizontal que hacía de puente sobre el "riito e' Chila", al molino, a la escuelita de Los Cacaitos, al play detrás de Angito o para Caya Clara con Bautista...una niñez de leyenda.
En las noches hacíamos veladas en la coquera del "piciego", o cuentos de terror evocando la "caja e" muerto" que aparecía en Venagro después de medianoche, "la bruja del suceso" o el "callejón del demoledor", el pañuelo, la placa, vitilla, pelota, basket, guerra de fundas de agua con los archienemigos del barrio Libertad o peleas de karate en la "yerbita e' Margó", hacer gofio donde Chevito o simplemente mucho parlotear en la esquina de "los chaquichanes" constituían nuestro catálogo de diversiones.
A casi 30 años el Guayo ya reconocido (a fuerza de mucho pleito) como Barrio Quisqueyano ha cambiado, ya es un barrio suburbano, pericentral y paradójicamente uno de los sectores preferidos para vivir, seguimos los mismos vecinos, los mayores se regocijan al ver que nuestra generación criada en ese ambiente sano y natural mantiene sus mismos vínculos afectivos y el amor a nuestro entorno, por todo esto y por mucho más yo al igual que todos me siento orgullosísimo de haber crecido en esa aldea fraternal ubicada estratégicamente entre lo urbano y lo rural...nuestro viejo Guayo...

ARQUITECTO GERALDO FERNANDEZ