EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

LA VIRGEN DE LA PIEDRA EN EL DISTRITO MUNICIPAL “LA ENTRADA” MUNICIPIO DE CABRERA

viernes, 28 de octubre de 2016

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Los diferentes rostros de la virgen: un grito de auxilio del pueblo. Si bien la noticia de una nueva "aparición" de la Virgen no trasciende más allá del espectáculo religioso, la frecuencia de estos eventos podría interpretarse como un llamado de los creyentes hacia quienes consideran su Madre.
Nagua, República Dominicana, 2009.- .- Las hojas caídas durante la noche enfrente de una pequeña capilla que intenta proteger el tesoro religioso de la localidad de Cabrera, en la provincia María Trinidad Sánchez. Se trata de una imagen que los lugareños identifican como Nuestra Señora de Lourdes, pero que todos en la región conocen como la Virgen de la Piedra. Un señor, proveniente de Bonao, dice que la virgen le realizó un milagro. Sus continuas visitas son una manera de agradecérselo.
Cada tanto, alguno que otro devoto detiene su vehículo junto a la carretera y entra a tocar la virgen de piedra que se encuentra al centro del altar. Se quedan un rato, en actitud de recogimiento, o se limitan a hacer sus peticiones y a retirarse en silencio. Muchos de los que acuden afirman haber sido tocados por la gracia divina de esta Virgen, a la que califican como milagrosa. Las historias de sanación van desde casos de asma y dolores de cabeza, hasta la desaparición milagrosa de un objeto metálico en el vientre de un niño ya desahuciado por su médico.
En el santuario se celebran misas dominicales y una especial los días 13 de cada mes, cuando dicen que fue vista por primera vez la imagen. El origen de ésta, sin embargo, es impreciso. Existen dos leyendas locales que la remiten una a 1918, y otra a 1925. En la primera, se dice que el señor Adolfo Torres compró una imagen de la Virgen de las Mercedes para que fuera venerada en la localidad de Arroyo Salado. Cuando de camino le sorprendió el aguacero a la procesión que traía la imagen, se guarecieron en una cueva y se llevaron la sorpresa de que allí se estaba formando una virgen que fue creciendo poco a poco hasta alcanzar el tamaño actual. Otra leyenda dice que la escultura fue hallada en 1925 por el señor Esteban Luzón, que tenía sed y se encontró con un chorrito de agua que brotaba de los pies de una virgen.

Para los lugareños, se trata de un lugar sagrado. Germania Rodríguez, la señora que atiende el santuario, señala otras "imágenes" aparecidas en las rocas de los alrededores, entre las que identifica la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y la del Divino Niño. También señala un angelito "que no acaba de crecer", junto a la Virgen. Todos allí aseguran que surgió mucho después, y que ambos han ido creciendo con el tiempo.
Incluso el sacerdote Aridio Vicioso testimonia la santidad del lugar. Ya lleva cinco años como párroco de Cabrera y dice haber sido él quien instaurara las misas dominicales en ese santuario. Mientras espera que la Iglesia oficialice el milagro de esta aparición, se afana por conseguir los fondos para la construcción de una iglesia justo al lado de la gran roca, cuya estructura ya ha sido comenzada con los aportes de los creyentes.
Apariciones periódicas Cada cierto tiempo, desde el lugar menos esperado, salta a la prensa la noticia de que alguien ha identificado en una mancha, una silueta, y hasta en un pedazo de pan, a alguna advocación mariana. Si bien la Iglesia Católica desestima la legitimidad de estos eventos, las continuas identificaciones de la Virgen María forman parte de la religiosidad popular, y aun cuando no trasciendan el simple espectáculo, al que asisten tanto devotos como escépticos, es innegable su atractivo para las masas.
Pero más allá de la veracidad de estos eventos místicos, que van desde las simples apariciones hasta la formulación de fenómenos inexplicables como imágenes que lloran sangre o de las que emana aceite o agua, la frecuencia de estas noticias "curiosas" puede revelar algo más: la presencia de un malestar social que aqueja a un pueblo de marcada tradición cristiana, que clama con fervor a la que considera como su Madre. Aquella que salva de las dificultades y la que pasa sobre sus hijos en los momentos de mayor dolor.
Esta consideración la hace Virginia Roca, antropóloga estudiosa de los fenómenos marianos en el país. Para ella, las visiones de la Virgen pueden tener dos significados vinculados muy estrechamente. Por un lado, se trata de un símbolo de esperanza que el pueblo crea para sí mismo. "Saber que ahí está la madre salvadora de todos, dentro de la miseria a la que ha sido sometido el dominicano, da esperanzas. Ese golpe trae cohesión entre personas que vienen de distintos sitios en momentos de grandes crisis, que es cuando se acentúan las diferencias sociales. Las apariciones son posibilidades de bálsamo, de afianzamiento en la esperanza y en la fe, eso es lo que trae la religión, básicamente", explica.
Un segundo significado es el del clamor popular. "En un país con un crecimiento económico limitado, las diferencias que se van marcando son atroces. Entonces surge el clamor, la necesidad de sostén que se pide a la parte materna. Las apariciones son una forma de catarsis a la desesperanza que siente el pueblo dominicano", dice.
La Virgen María representa la parte femenina de lo divino. Un refugio al cual acude el devoto en momentos de dolor, en los que necesita consuelo y sostén. Así como en la familia, la mujer es la que está a cargo mientras el hombre sale fuera, en la esfera religiosa, la Virgen representa el papel de la madre, la que sana las heridas de sus hijos, la que siempre está dispuesta a escuchar.
En ese sentido, explica Roca, no es de extrañar que las apariciones reportadas estén asociadas a elementos que universalmente se reconocen como símbolos de lo femenino. La presencia de agua, por ejemplo, en los lugares donde se dice que se ha manifestado. O bien de un árbol de naranjas, elemento también femenino presente en el mito del cuadro de la Virgen de la Altagracia.
¿Genuinas?
Aun cuando suceden con cierta frecuencia, la Iglesia no lleva un registro de las veces que se han reportado apariciones milagrosas o eventos místicos en torno a imágenes de la Virgen en el país. El sacerdote Víctor González, profesor de Teología del Seminario Santo Tomás de Aquino, descarta la relevancia de estos "fenómenos", por tratarse de hechos particulares, en los que la persona que los experimenta puede estar sometida a problemas personales de todo tipo, y, dentro de su propia fe, proyecte lo que tiene interiormente.
Sin embargo, en la tradición religiosa dominicana las historias sobre apariciones son tan antiguas como el propio catolicismo. De hecho, en torno a las dos advocaciones con las cuales se identifica el pueblo dominicano se tejen mitos que muchas veces se mezclan y se confunden con la verdadera historia de su introducción al país. Se trata de la Virgen de Las Mercedes y la Virgen de la Altagracia.

La primera, nombrada Patrona del Pueblo Dominicano y la segunda, su Protectora. Pero aun cuando no se haya reconocido el origen divino de estas imágenes, la iglesia asegura el poder milagroso de éstas entre los creyentes, aclara el sacerdote. De: Gabriela Read, 

No hay comentarios: