EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

DE MOISÉS Y DEL POR QUÉ DE TANTA MALDAD

jueves, 21 de julio de 2016

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Tony Pina
Antes de que Moisés tirara al suelo su vara de pastor y ésta se convirtiera en una serpiente, él sabía que la ingratitud del hombre es congénita a su naturaleza.
Por más pretextos que argumentó para disuadir a Jehová que lo escogió para sacar a los israelitas de Egipto, Moisés le dijo al Señor: "Yo tengo dificultad para hablar".
Pero Jehová insistió: "Tu hermano Aarón, que sí tiene dificultad para hablar, te ayudará".
Lo demás es consabido: las vicisitudes que pasó, la falta de fe de su pueblo y las calamidades por las cuales atravesó hasta que los israelitas al fin fueron libres de las garras del faraón.
Cuando el faraón, asustado por las diez plagas, dio la orden de que los israelitas salieran de Egipto, todos se apresuraron a abandonar el país con sus animales y cuanto tenían dirigidos por Moisés.
Pero al llegar al Mar Rojo vieron que el ejército egipcio venía a perseguirlos. Temerosos clamaron a Dios y entonces el Señor mandó a Moisés que tocara con su bastón el mar. Inmediatamente se abrieron las aguas en dos grandes murallas y el pueblo pasó a pie por terreno seco hasta la otra orilla. El ejército del faraón quiso pasar también, pero por orden de Dios, Moisés tocó otra vez con su bastón las aguas y estas se cerraron y ahogaron a todo el ejército perseguidor.

En ese día el pueblo aumentó su fe en Dios y creyó en Moisés su profeta.
Sin embargo, ya libres los israelitas fueron repetidamente ingratos. Su fe siempre les falló; desde el maná caído del cielo hasta convertirse en un pueblo de idólatras, sacrílegos, ladrones y toda suerte de ralea de la maldad.
Nada me asombra de la gente respecto a su gran empresa para acometer el mal. Me siento reducido al saberme humano.
¿Cómo entender la renovación de la Iglesia católica que dirige el papa Francisco tantos siglos después de tantos papas, obispos y curas inhumanos?
Es difícil entenderla, y más aun cuando se lee en la prensa o se escucha en la radio o la televisión a un Euclides Gutiérrez Félix estilar tanto odio y tanta maldad, tras la designación de Francisco Ozoria como el nuevo obispo metropolitano de Santo Domingo.
Ozoria no es Nicolás López Rodríguez, cuya soberbia no lo dejó ser un pastor de almas, sino un ícono de la maldad.
Ozoria es un obispo negro vinculado a las mejores causas desde su consagración sacerdotal, implorando siempre por el respeto al inmigrante y a todos a quienes padecen abusos e injusticias.
Lo peor es que toda esa infamia vertida contra un obispo de prendas tan inmaculadas, sin tachas, los dominicanos las leemos y, aunque muchos no nos las tragamos, otros sí, convirtiéndose en agentes negadores del verdadero Evangelio de Cristo para asumir, en cambio, tanto veneno y tanta maldad.

Moisés tenía toda la razón cuando rehuía de la voluntad de Jehová. Habría que estar en su pellejo para comprenderlo. (Tony Pina)

No hay comentarios: