EN NAGUA: CENTRO DENTAL DR. RENE RAPOZO CABRERA

No habrá intervención USA señor Diputado

jueves, 16 de julio de 2015

Publicado por prensalibrenagua.blogspot.com
Por Stanislaw Peña
Escuchamos a través del programa “El Desahogo” (Jueves 16 de julio), decir al locutor Fidias David Cuevas, que el diputado peledeísta José Luis Cosme consideró con relación al problema haitiano en nuestro país, que podría repetirse la experiencia de 1965. Es obvio que plantear una afirmación de esa naturaleza es ponderar la posibilidad de una intervención. Y no creemos que las condiciones actuales sean factibles para tal acción. José Luis al parecer se basa en los planteamientos del representante de la OEA.
Lo primero es que se trata de momentos históricos y políticos muy diferentes. En 1965 la invasión la ordenó el Presidente USA Lindon B. Johnson. Razones: 
1-El temor de la instauración de un gobierno comunista por causas que todos conocemos, y sobre todo porque estaba bien fresca la experiencia de la Revolución Cubana y la Guerra de Vietnam. 
2-Las desesperadas sugerencias de sectores militares recalcitrantes que sólo perseguían intereses personales. Hubo otras causas pero esas fueron las principales. Todo eso con el pretexto de proteger el perímetro de la embajada norteamericana y proteger vidas de ciudadanos estadounidenses.

Al momento de la invasión, como lo cita textualmente Frank Moya Pons en su Manual de Historia dominicana: “La acción norteamericana había violado la carta fundamental de la OEA, al igual que la de las Naciones Unidas”. La presencia de la OEA como organismo antagónico a las fuerzas Constitucionalistas, que representaban al pueblo dominicano,  toma fuerza a partir de una “solicitud” que le hiciera el Gobierno de Los Estados Unidos a la OEA, para enviar una Fuerza Interamericana de Paz a Santo Domingo, cuando, obviamente,  ya la invasión se había materializado.
La “solicitud” fue aprobada por la OEA. De esta manera, consideramos la tesis de nuestro amigo José Luis, como una tesis sensacionalista inconexa a un hecho histórico que no admite una connotación real.


No hay comentarios: